La dama del lago

“De las llamitas, algunas altas y poderosas eran, vivamente brillaban y con claridad, otras por su parte eran pequeñas, vacilantes y temblorosas, y oscurecíase su luz y amortiguábase a trechos. En el mismo final había una llamita pequeña y tan débil que apenas ardía, apenas se removía, ora brillando con gran esfuerzo, ora casi, casi apagándose del todo. -¿De quién es ese fueguecillo moribundo? -preguntó el brujo. -Tuyo -respondió la Muerte.”

Autor: Andrzej Sapkowski

 Comprar “La dama del lago” en Amazon

Anuncios