El laberinto de las aceitunas

La imaginación narrativa de Mendoza va esta vez todavía más lejos: en triple salto mortal de funámbulo sonámbulo, el narrador-detective llega, por la distorsión de la peripecia policial, no ya al reino del humor y el absurdo, sino al de la libérrima fabulación que roza, tras lo esperpéntico, el área del prodigio surreal.

Autor: Eduardo Mendoza

 Comprar “El laberinto de las aceitunas” en Amazon

Anuncios